9 jul. 2012

Los leones de la Alhambra vuelven a tener agua

Los leones de la Alhambra vuelven a tener agua.

Tras una restauración que ha costado dos millones de euros, el conjunto escultórico recupera todo su esplendor

 

 

Los célebres leones de la Alhambra han sido por fin restaurados. Cinco años después, este conjunto escultórico ha recuperado su color blanco original. Han sido despojados de todos los elementos añadidos con el paso de los siglos, como restos biológicos o cemento. Y no sólo eso, la fuente ha recuperado el sonido del rumor del agua. Los leones vuelven a verter agua, tras una restauración que ha costado dos millones de euros. El pasado mes de diciembre regresó a su emplazamiento el primero de ellos. Y ahora ya se pueden contemplar las 12 esculturas que custodian la fuente. Aunque para acercarse habrá que esperar a primavera cuando se prevé que concluya la restauración íntegra del patio.

 

Los visitantes volverán a pisar el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada, veinte años inaccesible

Los visitantes volverán a pisar el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada, veinte años inaccesible .

Las estatuas de los felinos regresan a su lugar tras una restauración en la que han recuperado las orejas, entre otros elementos.

 

El Patio de los Leones volverá a ser visitable a comienzos de 2012, ha anunciado el arquitecto conservador de la Alhambra, Francisco Lamolda. Concluido el proceso de restauración de los leones y la investigación arqueológica en el subsuelo del patio, que han durado dos años, el Patronato del monumento ha optado por cubrir con losas de mármol blanco cepillado de Macael (Almería) el suelo de este emblemático recinto.

Lamolda ha presentado esta intervención en el marco del XVIII Congreso Internacional de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, que se celebra en el Parque de las Ciencias.

Los leones han recuperado su color original y varios elementos que se habían deteriorado, como las orejas, que han sido reintegradas.

La nueva solería, que sustituye a los chinos que cubrían el suelo desde 1987, permitirá que los visitantes puedan entrar al patio y observar de cerca a los doce leones, aunque no tocarlos. Desde 1990 solo se podía caminar por la galería, pero la parte central era inaccesible.

La investigación arqueológica ha determinado que existía una construcción previa al Palacio de los Leones y que la roca madre sobre la que se asienta es muy superficial, ha explicado Francisco Lamolda. Este hallazgo permite zanjar el debate sobre si el Patio de los Leones era o no ajardinado, un aspecto que solo lució a raíz de la invasión francesa, entre 1808 y 1846.

Otra mejora importante ha sido la reparación de todo el circuito hidráulico, que conducía un agua contaminada y con mucha cal que deterioraba la fuente. El nuevo sistema permitirá, por ejemplo, vaciar el circuito en las horas en las que se prevean heladas, para evitar que la dilatación estropee las tuberías.