8 may. 2014

Un año de récords turísticos para Andalucia

Un año de récords

Andalucía se posiciona entre los 20 primeros destinos turísticos del mundo con unos ingresos de 18.200 millones anuales

 

Turistas visitan el recinto monumental de la Alhambra. :: A. AGUILAR

LOS DATOS

329.000

Son los empleos directos que sostiene el sector turístico andaluz.

3,5%

Es la previsión de crecimiento para el sector turístico en 2014, según previsiones de la Junta.

Andalucía terminó el año turístico 2013 con un aumento del 4,5% de pernoctaciones, frente a un 1,9% de subida en la media nacional. De ellos, el 5,7% fue turismo internacional, tasa superior al 3,9% que registró el país, mientras que en turismo nacional fue la única comunidad que creció, un 3,2%, frente a una caída del 1,6% en promedio. De este modo, Andalucía se ha colocado entre los veinte primeros destinos del mundo, con más del doble de visitantes que Argentina, más que Brasil o que toda Oceanía, manifestó el consejero Rafael Rodríguez. En cuanto a datos económicos, en 2013 los ingresos del sector crecieron hasta suponer el 12,9% del PIB, con 18.200 millones de euros, un crecimiento del 0,5% en términos de PIB sobre 2012. Rodríguez destacó el «efecto arrastre» del turismo, por el cual por cada euro que el turista consume, la economía andaluza genera 1,5 euros para satisfacer la demanda, con repercusiones en agricultura, transportes, sanidad y un sinfín de sectores. «El valor estratégico del turismo excede su magnitud», dijo el consejero.

En términos de empleo, el turismo fue el único sector que generó empleo neto, con un crecimiento del 2,5% y un total de 329.000 empleos directos. Rodríguez ofreció los datos regionales de Semana Santa: 321 millones de euros en ingresos, un 6% más de visitantes. En el puente del Primero de Mayo hubo un 11% de ocupación hotelera más que la conseguida el año pasado.

Respecto al Gran Premio de Motos de Jerez, celebrado el pasado fin de semana, Rodríguez resaltó que es «el principal evento deportivo que se organiza en España» y atrajo 229.416 espectadores al circuito, en los tres días de entrenamientos y pruebas, un 4,7% más que el año anterior. De ellos, 206.000 fueron turistas, un 6,8% más, es decir que se alojaron al menos una noche en la zona. El consejero señaló que el gran premio ha tenido unos ingresos netos directos para la economía de la provincia de Cádiz de 53,4 millones de euros, mientras que la inversión de la Junta para traer la competición ha sido de 3,2 millones, tras renegociar sobre los 5,3 millones que costaba con anterioridad.

No obstante, Rafael Rodríguez formuló una cautela ante la futura comparativa de datos. «Será difícil que vuelvan a crecer en cifras llamativas, porque la temporada de mayo a septiembre de 2013 fue un récord histórico en Andalucía», concluyó.

 

Los 10 mejores lugares para bucear en España

Los 10 mejores lugares para bucear en España

Por: Paco Nadal


Viajar
para bucear. Una excusa tan válida como cualquier otra que cada año mueve a miles de aficionados al submarinismo a través del mundo en busca de nuevos fondos, nuevos encuentros. Por su situación en el extremo sur de Europa, con costas que dan al Mediterráneo, al Cantábrico y al Atlántico norte y sur, España es un paraíso para el submarinismo. Estos son 10 de los lugares más recomendables para descubrir la biodiversidad que guardan nuestros fondos: 

1. El Hierro (Canarias)

Su ubicación en el Atlántico sur, su morfología de isla volcánica carente en la práctica de plataforma continental, la escasa población y el nulo aprovechamiento industrial de la isla, -que minimizan el vertido de residuos- hacen de esta isla canaria uno de los mejores destinos de buceo de Europa. Sus aguas tienen una claridad asombrosa, con visibilidad de hasta 50 metros y una temperatura media anual de 21º C. En ellas se mezclan las especies mediterráneas, las atlánticas y las tropicales. El lugar donde confluyen todas estas excelencias es la Reserva Marina del Mar de las Calmas, al sur de la isla, frente a la pequeña población pesquera de La Restinga. La erupción de un volcán submarino en la zona en 2012 alteró la tranquila vida de esta comunidad herreña e impidó el buceo durante meses. Más info: Buceo La Restinga.

 

2. Cabo de Palos (Murcia)

Los bajos del cabo de Palos son un rosario de cabezas de roca que ascienden desde unos 60 metros de profundidad hasta casi rozar la superficie con su cima. Forman uno de los ecosistemas de vida marina más generosos de la costa española, además de un inmenso cementerio de barcos que a lo largo de la historia han dejado su casco en estas traicioneras puntas de roca. Protegidos bajo la figura de Reserva Marina, los bajos de En medio, la Testa, Piles I y Piles II son refugio de casi todas las especies mediterráneas: meros enormes, brótolas, falsos abadejos, salpas, corvinas, pulpos, morenas, castañuelas, barracudas, tembladeras e incluso águilas de mar. Los tres bajos están dentro de la zona de protección de la reserva marina por lo que el buceo en ellos está regulado. Más info: Atura Sub.

 

3. Islas Medas (Girona)

Si hay un lugar emblemático para el buceo en España es la Reserva Marina de las Islas Medas. A partir de una zona vedada a la pesca en 1983 en torno a estos siete islotes que emergen frente a L’Estartit como una prolongación submarina de la sierra del Montgrí, se creó en 1990 una reserva marina que preservara la rica flora y fauna de sus bajos, representativa de la mejor biodiversidad mediterránea. Meros de gran tamaño, doradas, sargos, barracudas, brótolas, peces luna, llobarros, escórporas y un sinfín de grandes y pequeñas especies acompañan las inmersiones en esta Reserva Marina catalana. Una de las más conocidas es el túnel de La Vaca. Más info: Dive Paradis.

 

4. Cabo de Gata (Almería)

Bajo las aguas que bañan el Parque Natural del Cabo de Gata, a menudo sorprendentemente frías, se esconden algunos de los mejores fondos marinos de esta zona del Mediterráneo, con callejones o desfiladeros de piedra de origen volcánico que forman unos característicos pasillos. Entre las paredes de piedra aparecen bancos de arena y grandes colonias de posidonia. Una de las mejores inmersiones para expertos es la del vapor de Cabo de Gata, un barco hundido a 40 metros de profundidad en Punta Baja. Más fáciles son las inmersiones a la Piedra de los Amarillos (más conocida como Piedra de los Burros) y a la zona de la Amatista. Más info: Isub San José.

 

5. Islas Columbretes (Castellón)

A sólo 30 millas de la costa, casi enfrente de Castellón capital, emerge el archipiélago de las Columbretes, uno de los enclaves más curiosos y de mayor valor ecológico del Mediterráneo español. Está declarado parque natural y consta de cuatro grandes grupos de islas, islotes y peñascos. Sus fondos casi virginales son una prolongación de la morfología volcánica de superficie. Más de seis millas marinas de costa y profundidades de hasta 80 metros, con fondos muy variados, desde roca a bancos de arena, cañones y praderas de posidonia. Por el alto valor ecológico de la zona, el buceo está controlado y restringido en las Columbretes. Los centros que operan desde el litoral castellonense gestionan los permisos de inmersión. Más info: Barracuda Buceo.

 

6. La Herradura (Granada)

La bahía de La Herradura, entre Almuñécar y Nerja, es una generosa entrada de mar en mitad de la costa granadina. La bahía cuenta con varias zonas de buceo, localizadas principalmente en los dos cabos rocosos que la cierran: la Punta de la Mona y el Cerro Gordo. Se trata en su mayoría de inmersiones en pared sobre fondos rocosos, con multitud de bloques, salientes y cavidades. Gracias a su disposición es fácil encontrar siempre un punto donde sumergirse a resguardo de los vientos y el oleaje. Entre las inmersiones fáciles destacan las de la playa de La Marina, roquedos mezclados con arena en un fondo de 14 metros. Para buzos más experimentados se recomiendan las inmersiones de la Punta de la Mona, donde se pueden alcanzar más de 50 metros de agua. Más info: Buceo La Herradura.

 

7. Menorca (Baleares)

Todas las islas Baleares ofrecen interesantes puntos de inmersión. Pero si hubiera que elegir un lugar representativo, nada mejor que la abrupta costa norte de Menorca. Está dominada por el Cap de Cavalleria y la Mola de Fornells, dos enormes salientes de roca protegidos bajo la denominación de Reserva Marina de Cavalleria. Se trata de uno de los lugares más espectaculares del archipiélago balear para bucear, sobre todo por la rica y variada fauna marina que vive en la reserva. Bancos enormes de barracudas y serviolas, meros, algún atún, langostas, sargos, nudibranquios y muchas especies más. Entre las inmersiones favoritas de los buceadores cabe citar la Marina de Cavalleria, un fondo rocoso a 25 metros de profundidad. Más info: Diving Center Fornells.

 

8. Rías Baixas (Pontevedra / A Coruña)

Arousa, la ría más extensa de Galicia, es un gigantesco lago oceánico protegido de las tormentas y los fuertes vientos en el que se puede bucear todo el año. Como en el resto de Galicia, la visibilidad es reducida. Aunque no es zona de grandes peces, prácticamente no hay un trozo de roca sumergida en las Rías Bajas que no soporte vida encima. Se pueden ver gorgonias, esponjas, cientos de nudibranquios e incluso caballitos de mar a apenas 50 metros de la costa. La zona es rica en pecios. Similares condiciones aparecen también en la ría de Vigo, donde abundan los pecios y sobre todo los fondos de gran interés ecológico en el entorno de las islas Cíes, las islas Estelas y Monteferro, en las que se pueden hacer algunas de las mejores inmersiones de Galicia. Más info: Buceo islas Cíes.

 

9. Costa de Guipúzcoa (Euskadi)

Prácticamente toda la costa guipuzcoana es de interés para el buceo, aunque las zonas más frecuentadas son aquellas que cuentan con las infraestructura de algún centro: Hondarribia, Zarautz o Motriku, por ejemplo. Frente a Hondarribia existen muchos puntos de interés, casi todos tapizados por importantes concentraciones de gorgonias, pólipos, alcionarios y esponjas. El Cantil de Gaztelu, por ejemplo, es una pared que cae hasta 22 metros con abundante vida. En Motriku es especialmente recomendable el bajo de Aspiroz, que emerge desde 40 a 18 metros a una milla de la costa frente a la ría de Ondarroa. Uno de los lugares clásicos de Zarautz es la Punta Ratón, donde se contabilizan varias inmersiones. Más info: Buceo Euskadi.

10. Gran Canaria (Canarias)

Las zonas de buceo en Gran Canaria están muy condicionadas por la diferencia de fondos de una vertiente a otra de la isla. El sur, muy arenoso, no resulta atractivo para los submarinistas, quienes sin embargo encontrarán excelentes lugares donde sumergirse en la costa Este, dominada por la reserva marina de El Cabrón, y en el litoral noreste, donde se encuentra la mayoría de barcos hundidos que han hecho de Gran Canaria uno de los destinos favoritos de los amantes de los pecios. En la costa norte también encontraremos lugares de alto atractivo, como La Caleta y Sardina del Norte además de las bajas Fernando y Roquerillo y el Roque Matavinos, los tres frente a la playa de Las Canteras. Más info: Buceo Canarias.