30 jun. 2015

Macael luce la segunda réplica de la Fuente de los Leones de la Alhambra de Granada

Macael (Almería) luce la segunda réplica de la Fuente de los Leones de la Alhambra de Granada

En la tarde del pasado sábado la renovada plaza de la Constitución de Macael, se llenaba de vecinos y autoridades deseosos de contemplar la segunda réplica de la Fuente de los Leones de la Alhambra, que la empresa Mármoles Camar ha elaborado en sus instalaciones.
La expectación era grande y el trabajo no ha dejado indiferente a nadie porque la belleza del mármol de Macael se ha unido por tercera vez consecutiva para realizar una exquisita escultura, cuyo original es una de las piezas más visitada y admirada en la Alhambra de Granada.
El recién renovado alcalde, Raúl Martínez Requejo, presidía el acto oficial, acompañado por los ediles de la nueva corporación municipal, el párroco local o representantes de la Guardia Civil de este municipio; además de los centenares de vecinos del pueblo y algunos de localidades cercanas que abarrotaban la plaza.
Un pletórico y orgulloso primer edil se dirigía a los asistentes con palabras de entusiasmo y agradecimiento a las empresas que han contribuido a que la obra esté instalada en el municipio que dirige y explicando que el monumento se ha planteado como un paso más para consolidar la apuesta del ayuntamiento por convertir a Macael en referente de turismo industrial a nivel nacional. Con ese objetivo el consistorio iniciaba la pasada legislatura un proyecto estratégico de turismo, con acciones y actuaciones concretas, como la apertura de un Centro de Interpretación del Mármol en el corazón del municipio, la colocación del mortero más grande del mundo elaborado en Mármol Blanco de Macael, las rutas y senderos en torno a las canteras y las industrias del sector o la inclusión de esta localidad en los itinerarios turísticos de diferentes organismos. Para llevar a cabo estas acciones el consistorio cuenta con la experiencia profesional de Francisco Orduña.
La obra has supuesto un montante de 150.000 euros para el Ayuntamiento local, inversión destinada a convertir Macael en reclamo turístico de primer nivel.
La empresa Mármoles Camar hizo la primera copia de esta fuente en los años 1998-99 en Riad, por encargo de la familia Real Saudí en mármol blanco de Macael. Esta obra recreó más de 500 columnas y capiteles, 13 fuentes, incluida ésta y 2.400 metros cuadrados de pavimento (no existiendo dos losas del mismo tamaño). Las réplicas se han realizado con las medidas obtenidas en el monumento histórico; para lo que se concedió un permiso especial a la empresa que permitió obtener los datos una vez terminado el horario de visitantes, donde un ejército de decoradores, interioristas y arquitectos tomaban los palacios estudiando y midiendo cada detalle.
La única diferencia de las réplicas con la instalada en la Alhambra de Granada reside en el surtidor, que en este caso sigue el diseño de cómo se cree que sería el original en época musulmana (sin romper la superficie del agua, convirtiendo está en un espejo en el que se refleja el contorno del patio).
Esta no es la única replica existente, en el Bulevar de Vícar también hay otra pero no es a escala y no cuenta con la serigrafía en árabe que tiene la original.
Mármoles Camar es una empresa familiar muy consolidada que desde hace décadas trabaja en el mercado externo y que después de mantenerse a pesar de la recesión, ha logrado posicionarse en países como Moscú o Estados Unidos, de hecho, entre las novedades de estos últimos años la firma ha contratado a dos personas especializadas en cada uno de estos mercados que desde Macael dirigen las operaciones con estos países.
Otra de las apuestas de la empresa se centra en el desarrollo de su marca 'Anasol', un producto de su cantera con un veteado lineal «muy marcado que permite la técnica bookmatch», explica el gerente de la empresa Antonio Sánchez, añadiendo que hoy en día «supone un valor añadido que no está quemado puesto que no ha sido muy explotado»
El éxito de Camar se apoya en diversas variables, como la inversión continuada de las ganancias en nueva tecnología, estudios de mercado y diversas reinversiones en la empresa.

 

19 jun. 2015

La leyenda de los 12 leones de la Alhambra de Granada

La leyenda de los 12 leones de la Alhambra de Granada

La princesa y el secreto del talismán

Dicen que hace mucho, mucho tiempo, una princesa árabe llegó al reino nazarí de Granada con su padre y los guardias de éste para alojarse durante una temporada. Zaira era una bella muchacha de ojos grandes y oscuros, de mirada viva, de gran inteligencia y sensibilidad. Sin embargo su padre era todo lo contrario: Malvado, huraño, malhumorado y hasta cruel.

Nunca permitía que la princesa saliera del palacio para tenerla vigilada y bajo control, algo que Zaira aceptó de buen grado desde el principio de su estancia en la corte granadina, ya que pronto se enamoró de los palacios y jardines que la Alhambra ponía a sus pies.

De repente un día, un chico saltó la muralla ante la sorpresa de la princesa que en aquel momento se encontraba descansando bajo la sombra. Arturo, que así se llamaba el joven cristiano, le declaró su amor después de haber estado largas horas observándola desde los tejados. Zaira no pudo más que rendirse ante la osadía y valentía del muchacho, que se estaba jugando la vida en caso de que fuera apresado. Por ello Zaira le hizo prometer que no tardaría en irse ya que su padre aparecería pronto con sus 11 guardias reales, así que el chico asintió y prometió volver al día siguiente.

Cumplió su palabra Arturo, con la mala suerte de que uno de los guardas descubrió su presencia y tan pronto como el rey fue informado, quedó en prisión a la espera de ser ajusticiado a la mañana siguiente. Tras la triste noticia, Zaira no cesaba de llorar, así que los pasillos de los palacios que horas antes le parecían el paraíso, ahora eran poco menos que un infierno donde la vida de su amado llegaría a su fin.

Entonces descubrió por casualidad el diario de su padre en una de las habitaciones que el rey frecuentaba, y a pesar de que no era su intención y por esos avatares del destino, lo abrió por la página exacta en la que el rey declaraba:

“Ya he asesinado al rey y a la reina. De la princesa me he apiadado. Ahora soy el rey y ella nunca sabrá la verdad, y aunque poseo todo el poder del reino, su talismán esconde un terrible maleficio creado por su madre que espero nunca sepa usar.”

Viendo aquello, Zaira no se lo podía creer, así que mandó reunir al rey y sus guardias en el patio del palacio de Muhammad V para pedirle explicaciones al que hasta ahora creía era su padre. Éste, ni corto ni perezoso, y viendo a sus guardias rodeándole ante tales acusaciones, le dijo la verdad: Efectivamente no era su padre.

Los ojos de Zaira se inundaron de lágrimas de amargura por aquella revelación y apretando fuertemente el talismán que colgaba de su cuello desde que era un bebé, la furia de un león recorrió su cuerpo y activó la maldición que el regalo de su madre guardaba, convirtiendo al rey y a sus once guardias en doce leones de piedra que todavía hoy siguen soportando el peso de la fuente central del palacio del rey de Granada.

Zaira liberó a Arturo de sus cadenas, huyeron de la ciudad y vivieron felices por el resto de sus vidas.

_________________________________________________________________________________

Hay muchas teorías que intentan explicar el origen y significado de esos doce leones y el porqué de su presencia en el corazón de la Alhambra, pero algunas personas todavía creen en el poder y la magia de la leyenda que los forjó.

¿Eres tú uno de ellos?