7 feb. 2012

Los leones de la Alhambra de Granada vuelven a verter agua.

Las 12 esculturas regresan restauradas al patio más emblemático del monumento mas famoso de España.

Una década después, los 12 leones que dan nombre al patio más famoso de la Alhambra vuelven a verter agua de la colina de la Sabika. Hoy se ha puesto en marcha el renovado circuito hidráulico, aún en pruebas, del palacio nazarí. El pasado mes de diciembre regresó a su emplazamiento el primer león. Hoy los turistas ya pueden contemplar las 12 esculturas que custodian la fuente. Para acercarse a ella hay que esperar a la próxima primavera cuando se prevé que concluya la restauración íntegra del patio con la pavimentación de mármol.

La restauración del circuito hidráulico ultima el proceso iniciado en 2002, fecha en la que se retiró el primer león (el número 4). Desde entonces, pero especialmente desde 2007 cuando se empezaron a retirar los 11 restantes, los millones de visitantes al recinto han echado en falta en el patio las esculturas que han sido sometidas durante estos años a un minucioso proceso de restauración. Un equipo multidisciplinar ha podido eliminar gruesas costras calcáreas, ha permitido detener la invasión de elementos biológicos y ha consolidado roturas de diverso origen. La información ha sido valiosa para la interpretación artística e histórica del conjunto.

Esta mañana los primeros turistas que presenciaban la puesta en marcha del circuito, que ha supervisado el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, aplaudían en un patio cuyo pavimento permanece aún levantado. La restauración del circuito ha consistido en la sustitución de las canalizaciones precedentes de alimentación de agua de cada una de las ocho fuentes -las de las galerías, los pabellones de levante y poniente, las de las salas de Dos Hermanas y Abencerrajes y, por supuesto, la central de Leones-, así como en la limpieza y adecuación de las fuentes de piso y los canales que discurren por la superficie.

Griñán ha destacado lo "innovador" del proceso cuyo circuito va a contar con una red autónoma del resto de los palacios por motivos de conservación. Se va a controlar la calidad del agua y sostenibilidad del sistema gracias a la recirculación del caudal que la abastece. El coste de toda la intervención es de dos millones de euros, según la directora del Patronato, María del Mar Villafranca.

A partir de ahora cada león va a contar con una nueva canalización hidráulica formada por un tubo de silicona armada que va a discurrir por el canal original que existe en el interior y se conecta al surtidor de la boca realizado en acero inoxidable sin abrillantar y con remate de perfil cóncavo. La conexión, según ha informado el Patronato de la Alhambra, se realiza a través del orificio situado en la parte inferior de la pata delantera izquierda de la escultura junto a la que se emplaza una pequeña arqueta de registro, que cuenta con una llave de corte y un regulador dinámico de caudal por cada león que fija la posición exacta de cada chorro en su caída.

En los próximos días continuarán las pruebas, por lo que los turistas pueden ver a los leones pero de sus bocas no siempre manará agua. Para la reinstalación e incorporación al nuevo sistema de agua de la taza ha sido necesario su desmonte mediante un sistema de elevación hidráulica sobre una vagoneta de precisión. El Patronato va a contar con un equipo de "conservación preventiva", ha explicado el presidente, para garantizar un perfecto estado de conservación en los leones y la fuente que ya lucen en su emplazamiento original, concebidos por el sultán Muhammad V en la segunda mitad del siglo XIV.